Close

4 abril, 2017

¿Sabías qué? …

Hoy en día la tecnología va de la mano con el público joven y aunque esto debería representar una serie de beneficios para los usuarios, muchas veces termina siendo un riesgo para la salud en muchos sentidos.  Existen muchos factores que provocan la pérdida total o parcial de la audición, pueden ser factores genéticos, complicaciones en el parto o incluso el uso incorrecto de fármacos. Pero hay uno en especial en el cual usted debe prestar atención ya sea por el bien propio o el de su familia, nos referimos a la exposición desmoderada al ruido. Un ejemplo muy claro que podemos ver a simple vista es el uso de dispositivos portátiles para escuchar música. Las nuevas generaciones tienen implantada esta y otras tecnologías de forma muy natural lo cual provoca un abuso en el uso de las mismas.

 

Un cuarto del total del público joven y adulto  (18-44) que utiliza algún tipo de auriculares para escuchar música declaró tener problemas auditivos, lo anterior significa que en los países de ingresos medios y altos cerca de 23% de las personas que utilizan un volumen elevado durante cuatro horas al día, al menos cinco días a la semana padecen de alguna afectación a su sistema auditivo. Por si fuera poco este público  también está expuesto a otros factores de riesgo auditivo como son antros conciertos y otros eventos con una fuerte exposición auditiva.  

 

Para comprender mejor el riesgo de usar estas tecnologías, primero debemos conocer cómo se mide el sonido, y es que la mayoría de la gente no está acostumbrada a usar el término decibelios. Para comprender fácilmente este término basta con saber que es una unidad para medir la intensidad del sonido así a mayor decibelios mayor riesgo de sufrir algún tipo de pérdida auditiva. Por ejemplo, el nivel promedio de una discoteca es de 100 decibelios lo cual representa un riesgo auditivo si permanecemos tan sólo más de 15 minutos. Lamentablemente durante nuestra rutina diaria encontramos otras fuentes de sonido que representan un factor de riesgo, por ejemplo una cortadora de césped (90 DB) o una motocicleta (95 DB) a lo cual no se recomienda estar expuestos por más de una hora.

 

Varias organizaciones incluyendo la Organización Mundial de la Salud ha propuesto distintas alternativas para el cuidado de la audición, aunque no todas han sido bien recibidas por los empresarios y sobretodo por el público joven que consume el ruido.

 

Por último, si usted es padre de familia le recomendamos hacer conciencia en sus hijos sobre el uso de dispositivos con altos niveles de ruido y sobre todo explicarles detalladamente las consecuencias de un mal cuidado del aparato auditivo. Recuerde que oír es un privilegio que todos debemos cuidar personalmente y con los nuestros.

Fuente: hear-it.org

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Teléfono (requerido)

Ciudad

Mensaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *