Close

20 octubre, 2017

Dormir por la tarde podría poner de manifiesto un problema de audición.

Blog Dormir

Seguramente ha escuchado hablar del famoso “mal del puerco”, o padece del mismo al igual que muchas otras personas. Ahora dígame, ¿se ha preguntado si acaso este fenómeno de tener enormes ganas de dormir pudiera estar relacionado con un problema que afecte a su audición?

Según el Audiólogo  Marshall Chasin, este agotamiento físico que afecta a millones de personas puede tener origen en un problema auditivo, condición que puede corregirse con el correcto uso de audífonos.

La tesis es la siguiente:

Las personas que padecen de estos trastornos día a día tienen que hacer un esfuerzo extra para poder escuchar correctamente. Este esfuerzo implica el uso de experiencias y recuerdos sonoros acumulados, en otras palabras, hacer memoria de cómo suena cada cosa. Ahora bien, lo anterior aplica para una persona adulta promedio que ha vivido y acumulado recuerdos, pero en el caso de los niños es diferente. A diferencia de los adultos, ellos realizan un doble esfuerzo por asociar sonidos con las cosas, sonidos que quizá jamás han escuchado.

Ya sean niños o adultos, el esfuerzo realizado es agotador, elemento causante de que al mediodía se requiera de una siesta o descanso para poder continuar normalmente con las actividades.

Por supuesto que esa necesidad imperativa de tomar una siesta también puede relacionarse con problemas de otra naturaleza, como la alimentación, alergias, o sencillamente fatiga muy acentuada.

Y usted ¿toma un descanso improvisado?

Son muchas las personas que por este u otros motivos sienten la necesidad de dormir por la tarde. Lamentablemente es un tema al cual no se presta el interés necesario, y por tanto no se considera que el origen pudiera ser  un problema auditivo.

Actualmente son muchos los especialistas en audición que se encuentran en un debate para considerar “evaluaciones de energía” como parte de un diagnóstico auditivo. Siendo objetivos, ¿es normal que una persona quede “sin pila” a las 3 de la tarde?

No negaremos que una siesta no cae mal, ya sea por relajación o por hacer buena digestión. Muchas personas toman la oportunidad sin pensarlo dos veces. Sin embargo no eche en saco roto los consejos anteriormente mencionados. Y recuerde: Si constantemente padece de este mal no está de más una visita al médico, independientemente de su estado general de salud.

www.hearingreview.com Marshall Chasin

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *