Close

Nuestra forma de trabajar

Nunca permitiremos que el paciente pague un sólo peso si antes no ha probado ampliamente su aparato auditivo. Recordemos que estos dispositivos, por modernos y sofisticados que sean, no representan un oído nuevo. Por ello, es fundamental que el paciente tenga la oportunidad de experimentar libremente para qué le va servir el aparato auditivo, y para qué no.

En nuestra primera entrevista se hará un estudio audiológico del paciente. Asimismo, conoceremos de primera mano en qué momentos tiene mayores problemas para escuchar y entender, y cuáles son sus expectativas respecto de su aparato auditivo en cuanto a calidad, tamaño, forma de uso, y precio.

Con base en la evaluación obtenida, nuestro personal proporcionará al paciente un diagnóstico del estado de su audición, y también le propondrá uno o más modelos de aparato auditivo que mejor resuelvan sus necesidades. Acto seguido, le probará un modelo que pueda serle útil y conveniente, de manera que el paciente conozca los alcances de la tecnología que le es propuesta.

Screen Shot 2016-03-09 at 12.31.34 AM

Si los resultados obtenidos fueran satisfactorios, el paciente podrá decidir efectuar pruebas más precisas con el aparato probado. Ahora, si el paciente no se siente satisfecho, o si tuviera dudas respecto al desempeño del aparato que ha probado, podrá experimentar otras posibilidades con modelos alternativos. También puede ser que el paciente decida no adquirir ningún aparato auditivo. Esta primera entrevista no tiene ningún costo ni es un compromiso de compra para el paciente.

Una vez seleccionado el aparato a adquirir, nuestro personal procederá a fabricar el molde correspondiente a la medida exacta del paciente.

En una segunda entrevista, el aparato auditivo será finamente ajustado y calibrado para las necesidades y preferencias del paciente. Asimismo, se realizarán pruebas de audición en diferentes ambientes y en presencia de ruido. Hasta el último momento, el paciente podrá decidir no adquirir el modelo de aparato auditivo que ha probado. Sólo si las pruebas finales fueran satisfactorias, el paciente tomará la decisión de adquirir el aparato seleccionado.

Este procedimiento usado en AKUSTIKUM ha resultado ser muy satisfactorio porque no es coercitivo. Hasta el último momento, el paciente puede decidir quedarse con el aparato auditivo que ha probado, y dicha decisión dependerá de los resultados finales obtenidos, y no de los pagos parciales o anticipos que haya efectuado anteriormente.